"El cristianismo occidental es derrotista, soso y de corazón débil"